Navidad en Gran Vía 41

Una historia (real) de Navidad

Una historía que podría haber ocurrido en cualquier otra fecha, pero ha sucedido en Navidad

Se dice que en Navidad suceden las historias más humanas. Quizás por que estamos más sensibles, por que aflora en nosotros la necesidad de ser mejores personas, o por que en la tele dicen que es así. Y claro, si lo dicen en la tele será verdad… por que en la tele no dicen mentiras (antiguo dicho popular). Así pues, voy a contar una historia (real) de Navidad.

Era una tarde ociosa donde inexplicablemente no tenía a los niños encima reclamando mi atención para ellos y solo (para cada uno) de ellos, navego por mi red de contactos profesionales en Linkedin y consulto el perfil de David Arroyo Fernández (“Conocimientos y valores éticos aplicados a la Empresa. Tecnología. Economía. Desarrollo de negocio”), y como esta es la especialidad de RastroSolidario (generar valor social con el apoyo de la tecnología) le pido que nos eche una mano en la renovación de nuestra web Segunda Mano Solidaria.

Juan Mascuñano en su anterior “puesto de trabajo”

Juan Mascuñano en Gran Vía 41

Poco después me responde lo siguiente “Acabo de ver una candidatura mejor que la mía, con verdadera necesidad: Juan Mascuñano Torres”. Busco este perfil y me encuentro que tiene como descripción lo siguiente: “Diseñador de páginas web, programador de aplicaciones y mendigo en Gran Vía 41. Contrátame”. Confieso que pensé que se trataba de una broma de mal gusto, pero era tan impactante la descripción profesional que solo cabía que fuese verdad.

Le solicito contactar, me acepta, y le propongo que nos renueve la web. Acordamos condiciones, firmamos un contrato de prestación de servicios y listo… así de sencillo.

Ya no tiene que ir a Gran Vía 41 a mendigar, donde solo había algo peor que el frío que le calaba hasta los huesos: la sensación de sentirse invisible.

Ya puede dormir a cubierto en el tercero sin ascensor de los amigos que no podían darle cobijo por ir Juan en silla de ruedas y tener que ir a su puesto en Gran Vía 41.

Ahora sí, Ya es Navidad.

,

Deja un comentario